Archivo de la etiqueta: entrenamiento

Nadador piscina

Uso del esfuerzo percibido como indicador de la intensidad del ejercicio.

La intensidad es uno de los componentes más importantes de la dosis de entrenamiento, un defecto de intensidad provocará un estímulo insuficiente para generar adaptaciones, mientras que un exceso podría conllevar al sobreentrenamiento. Este porcentaje de esfuerzo tendrá una repercusión directa en el resto de componentes de la dosis (densidad, volumen, tipo de pausa…).  En la actualidad disponemos de varios métodos para cuantificar la intensidad, siendo los más conocidos la frecuencia cardíaca, el consumo de oxígeno (VO2 Max), o la concentración de lactato en sangre. En esta entrada nos centraremos en el esfuerzo percibido, un método que consiste en medir la intensidad atendiendo a una percepción subjetiva del sujeto en función de una escala numérica. Sigue leyendo

Discusión

Discusiones sobre por qué hacer un ejercicio hasta determinada posición sólo las tenemos los profesionales del ejercicio físico

Con la siguiente entrada pretendo cumplir dos objetivos. El primero es complementar el post ya publicado con anterioridad de Jorge Trigueros, en el que hablaba sobre la importancia de la dosis, esa dosis de entrenamiento que puede hacernos mejorar (sufrir adaptaciones) como también no mejorar y perjudicarnos (adaptaciones negativas). Mi segundo objetivo es esclarecer más aún ese concepto de dosis que transmitimos en el blog a través de las publicaciones. La siguiente información y reflexión la extraje de la ponencia de apertura del profesor Juan Ramón Heredia durante las jornadas de Actividad Física y Deporte organizadas en la Universidad de Alicante en septiembre de 2012.

Seguramente, y es de donde viene, la palabra dosis os recuerda a lo farmacéutico ¿no? la dosis de un medicamento. Un medicamento está compuesto por una serie de sustancias farmacológicas, de unos componentes que en su conjunto tienen un efecto para curar o prevenir un estado fisiológico. Esto trasladado al entrenamiento, sus componentes (volumen, intensidad, densidad, frecuencia, selección de ejercicios y metodología) serían esas sustancias farmacológicas y en su conjunto serían la dosis del entrenamiento para prevenir o mejorar en este caso. Debemos entender el entrenamiento como nuestra dosis a suministrar. Sigue leyendo