Que no se te echen al cuello

¡Que no se te echen al cuello! Documentos para la entrevista inicial

Si ya entonces pasaba, hoy día aún más. Algunas personas cuando tienen la oportunidad de sacarte  dinero, la  aprovechan pero bien. Así que toma precauciones.

La siguiente entrada tratará sobre las medidas que ha de tomar el entrenador personal en el momento que llega a un acuerdo con la persona que quiere ser entrenada. Si te dedicas al entrenamiento personal porque eres profesional del ejercicio físico, te interesa este post, y si te dedicas al entrenamiento personal porque es la moda, es dinero rápido por hacerle cuatro tonterías al colega o vecino y crees que no hay que formarse para ejercer tal profesión, te interesa todavía mucho más.

Como sabrás, la venta del entrenamiento personal comienza con una entrevista inicial en la que presentas tus estudios y certificaciones al cliente, especialización, valoras el compromiso y motivación de la persona, llegas a un acuerdo, valoras el estado de salud del cliente, te guardas las espaldas y cierras la venta. Te invito a leer nuestro círculo de la venta el entrenador personal.

Sobre esa entrevista, se podrían hacer varias entradas, pero hoy quiero abordar exactamente eso de valorar el estado de salud del cliente y el “guardarse las espaldas”.

VALORAR EL ESTADO DE SALUD

Valorar el estado de salud de la persona que se va a poner en manos tuyas se lleva a cabo con el objetivo de:

  • Identificar enfermedades diagnosticadas
  • Identificar factores de riesgo positivos asociados a enfermedad coronaria
  • Evaluar el estilo de vida
  • Identificar si es necesaria la derivación previamente o a la vez que se realiza el entrenamiento.

¿Y cómo se puede recoger esta información? Muy sencillo, utilizando el famoso y sonado PAR-Q. Consiste en un cuestionario que refleja las observaciones, signos y síntomas experimentados por la persona siendo algunas confirmadas por un médico.

El PAR-Q está compuesto de siete preguntas a las que hay que contestar SÍ o NO. Muy fácil de manejar y sencillo de completar en apenas un minuto. Sobre la interpretación de dicho cuestionario por parte del entrenador personal es también muy sencillo, lo deseable es que todas las preguntas estén contestadas con NO. Si hubiera una o más contestadas con SÍ, el cliente no podrá comenzar el programa de entrenamiento hasta que tenga la autorización de su médico. El procedimiento del entrenador personal, en este último caso, será derivar al médico.

En el caso de que todas las preguntas hubieran sido respondidas con un NO, puesto que el cuestionario PAR-Q fue diseñado para determinar la seguridad del ejercicio y no para determinar el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria, el entrenador personal debería recurrir a instrumentos adicionales de valoración de la salud para identificar factores de riesgo positivos y negativos de enfermedad coronaria, ingesta de medicamentos y otras posibles contraindicaciones al ejercicio.

Estos últimos aspectos, como identificar los factores de riesgo negativos de enfermedad coronaria, me gustaría abordarlos en otra entrada más adelante. Por supuesto, enumeraré y desarrollaré los aspectos a analizar (antecedentes familiares, tabaquismo, hipertensión, hipercolesterolemia, nivel de glucemia, obesidad y sedentarismo) para poder constatar la estratificación de riesgo del cliente.

Descarga el cuestionario PAR-Q: 

GUARDARSE LAS ESPALDAS

No digo que haya que tomar medidas para “lavarse las manos”, cuando uno comete negligencia o mala praxis ha de afrontarlo y asumir las consecuencias. Como hoy en día cualquiera puede “ser” entrenador personal, no me extraña que sucedan muchas situaciones poco deseadas. A lo que me refiero con guardarse las espaldas es que la práctica del ejercicio físico y el deporte tiene riesgos potenciales y hay que dejar constancia de que al cliente se le ha informado de todo ello y este elige voluntariamente asumir la responsabilidad.

¿Qué documento sería el apropiado? Acuerdo sobre la asunción de riesgos. Cuando ya el cliente ha firmado el cuestionario PAR-Q, en el que deja presente que según su observación y experiencia no considera que existan impedimentos para llevar una vida más activa, el entrenador personal procederá a formalizar un acuerdo de asunción de riesgos con el cliente.

Siendo el caso de una persona aparentemente sana sin riesgos para la salud que impidan beneficiarse del ejercicio, en el acuerdo quedarán reflejados e identificados los riesgos potenciales asociados a la participación, que el cliente entiende esos riesgos y elige voluntariamente asumir la responsabilidad.

Como he dicho anteriormente, este documento no exime al entrenador personal de la obligación de actuar de forma competente y profesional.

Descarga un modelo de acuerdo sobre la asunción de riesgos: 

 

Valorad el estado de salud del cliente previamente a iniciar un programa de entrenamiento, es muy importante.

 Photo credit: pixabay

4 pensamientos en “¡Que no se te echen al cuello! Documentos para la entrevista inicial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>