entrenamiento oclusivo y su intensidad

Parámetros del entrenamiento oclusivo: Nivel de oclusión e Intensidad

A la hora de llevar a cabo un entrenamiento, previamente debemos conocer cuál es la metodología y sus componentes de la carga. Los componentes habituales de otros métodos de entrenamiento son intensidad, volumen, frecuencia, densidad, velocidad de ejecución, selección de ejercicios… En el entrenamiento con restricción del flujo sanguíneo se emplea un nuevo parámetro conocido como nivel de oclusión.

Parámetros del entrenamiento oclusivo

Nivel de oclusión

Los mayores efectos conseguidos en adaptaciones de fuerza e hipertrofia muscular se consiguen entre valores de presión de 160-240 mmHg (milímetros de mercurio), dato conocido a partir del meta-análisis de Loenneke y otros en 2012.  Dependiendo de la anchura de la cincha utilizada para realizar la oclusión, aplicaremos más o menos oclusión con la misma presión.

Los niveles de oclusión no han demostrado afectar a los resultados del entrenamiento puesto que existe una heterogeneidad en los dispositivos y niveles de oclusión descritos en la literatura (Sumide et al, 2009). Se han comparado entrenamientos bajo oclusión completa (hasta el punto de no tener pulso en la extremidad ocluida) con entrenamientos bajo oclusión moderada y se ha demostrado que la oclusión moderada es igual de efectiva que la total. Esta última provoca mareos, adormecimiento y “hormigueos”. Por tanto otros dispositivos que no permiten controlar la presión, como las bandas elásticas o las cintas de velcro, pueden ser empleados  para entrenar en isquemia. Una alternativa fuera del laboratorio y más cercana a los usuarios.

Las características antropométricas de cada persona también influyen en el nivel de oclusión. Personas con más cantidad de grasa, necesitan un mayor nivel de oclusión para conseguir la misma restricción del flujo sanguíneo.

Intensidad

Una de las principales características de este método de entrenamiento, y por la que bajo mi opinión tiene muchas expectativas de futuro (véaseganancia muscular en rehabilitación”), es su empleo durante sesiones de muy baja intensidad.

El porcentaje de esta intensidad se sitúa entre el 15 y el 30% de 1RM (Loenneke et al., 2012), aunque en algunos trabajos se han realizado pruebas con intensidades del 40 y 50% de 1RM (Takarada et al., 2002). ¿Por qué no se trabaja con un porcentaje superior al 50%? Porque se ha demostrado que la oclusión no aporta más beneficio del que ya aporta un entrenamiento a tal intensidad con la circulación libre.

A parte del entrenamiento isotónico, el entrenamiento cardiovascular también se ha probado bajo la restricción del flujo sanguíneo (concretamente en ejercicios de pedaleo y marcha). La intensidad descrita anteriormente es equivalente a un 40-50% del VO2max en un ejercicio de pedaleo y 50-60 metros por minuto (m/min) en una actividad de marcha.

Modalidades intensidad entrenamiento oclusivo

Referencias bibliográficas

Loenneke; JP; Wilson, GJ; Marín, PJ; Zourdos, MC; Bemben, MG. Low intensity blood flow restriction training: a meta-analysis. Eur J Appl Physiol. 2012;112(5):1849-59.

Sumide T, Sakuraba K, Sawaki K, Ohmura H, Tamura Y. Effect of resistance exercise training combined with relatively low vascular occlusion. J Sci Med Sport. 2009;12:107-12.

Takarada Y, Sato Y, Ishii N. Effects of resistance exercise combined with vascular occlusion on muscle function in athletes. Eur J Appl Physiol. 2002;86:308-14.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>