hot yoga y sus beneficios

Hot Yoga

Cualquiera que haya probado el yoga antes dirá que mantener una pose está lejos de ser tarea fácil. Entonces, ¿qué sentido tiene hacer esto tan difícil con 50 grados de temperatura? Los adictos a la disciplina lo están haciendo por una razón y es que el hot yoga, cuando se practica correctamente, tiene una larga lista de beneficios para la salud y el bienestar.

Hot Yoga y Bikram Yoga

El Bikram yoga, que es la práctica de 26 posturas seleccionadas y desarrolladas por Bikram Choudhury y derivadas del Hatha, tiene lugar en estudios con temperaturas alrededor de los 42 grados Celsius con un 40% de humedad. El yoga con calor, como Bikram, también se practica en una sala climatizada pero por lo general se mantiene a una temperatura de alrededor de 40 grados Celsius.

A diferencia de Bikram, ¿qué es el hot yoga? Este no se basa en la misma serie de 26 posturas. Tiende a ser más una práctica fluyente con estilo vinyasa, similar a un baile que vincula una pose con una siguiente. En las dos disciplinas, las habitaciones climatizadas ayudan a promover el sudor y a calentar el cuerpo para aumentar la flexibilidad con menos riesgo de lesiones.

Mandy Ingber, experto en fitness y autor de Yogalosophy, afirma que “uno de los beneficios de las muchas clases del yoga caliente es la rutina repetitiva. Cuando se están haciendo las clases continuamente se puede comenzar a ver dónde está uno hoy en relación con ayer”.

yoga caliente para mejorar la flexibilidad

Los beneficios del hot yoga

Practicarlo en una sala climatizada aumenta el pulso cardíaco y el metabolismo, permitiendo que el cuerpo queme calorías. Esto a su vez facilita la circulación y aumenta el flujo de sangre a los miembros del cuerpo.

Participantes llegan afirmar que el yoga en un ambiente caliente es increíble para la pérdida de peso, mejora el tono muscular, mejora el sistema linfático y se expulsan las toxinas.

El yoga con alta temperatura va más allá cuando se trata de aliviar el estrés y la construcción de la confianza interior. Esta práctica es la verdadera definición de “mente sobre la materia”. La liberación de endorfinas que se produce después de completar de 60 a 90 minutos de sesión sudando permite sentir que no hay nada que no se pueda lograr.

Hay algunas precauciones que deben tomar para mantenerse a salvo. A continuación consejos antes de comenzar:

1. Mantenerte hidratado
Se recomienda beber de 2 a 3 litros de agua durante todo el día. Sin duda, se suda más durante este tipo de clases que en la mayoría de otras prácticas, por lo que es muy fácil deshidratarse. Es muy importante beber mucha agua antes, durante y después de la práctica.

“Se anima a todos a beber al menos ocho vasos por día en general”, dice el experto en yoga y director de SpaHalekulani, Kamala Nayeli. “Cuando haces ejercicio, esta cantidad debería aumentar de dos a tres tazas. Si aumentas la temperatura de tu corazón o participas en una clase, yo también recomendaría incluir una pequeña dosis de sales antes de la clase”.

2. Las reglas para comer antes del yoga con calor
Es importante evitar comer demasiado o muy poco antes de participar en una clase de yoga caliente. Hay que evitar los alimentos pesados.

Las frutas, en particular las que tienen un alto contenido de agua como la sandía, o contenido de sodio como los plátanos son excelentes para comer antes de clase. Los frutos secos también son buenos. Las semillas y las nueces también son geniales.

Precauciones en la habitación con caloryoga a 40 grados

3. Escuchar el cuerpo
Las temperaturas cálidas y la práctica de las posturas pueden hacer que el cuerpo se sienta más suelto y más flexible de lo normal, lo que puede hacer más fácil tirar de un músculo. Hay que tener en cuenta los límites del cuerpo y tratar de no estirar demasiado o empujarse demasiado lejos.

Poco a poco hay que experimentar con poses mientras el cuerpo se ajusta y se acostumbra más a la atmósfera y al entrenamiento. Si se siente algún síntoma de agotamiento por calor, como mareos, náuseas, dolor de cabeza, confusión, mala visión o debilidad, hay que dejar el ejercicio e inmediatamente salir de la habitación.

“Personalmente, no recomiendo yoga a temperaturas calientes para los principiantes“, dice Nayeli. “He visto algunas reacciones duras y preocupantes en clase con la gente”.

Ingber dice que una de sus principales preocupaciones por los yoguis calientes son las estrictas directrices que una clase puede tener. “Es muy importante escuchar a tu cuerpo”.

4. Consultar al médico
Si se tiene alguna lesión o problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares o respiratorias, o una historia de enfermedades relacionadas con el calor, hay que asegurarse de obtener la aprobación del médico antes de practicar yoga calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>