Sentadilla completa con golpe de martillo en rodilla

¿Hablar con un especialista o informarte por tu parte? Las dos cosas

Con el gran incremento de popularidad de los entrenamientos contraresistencias y por la falta de asesoramiento de los especialistas, se ha agrandado el riesgo de lesión durante el ejercicio. Muchos de los que estáis leyendo este post habréis visto alguna vez a esa persona que hace unas cosas muy raras que ya solo de verlas duelen (por supuesto ningún instructor de sala le corrige), a esa persona que se queja del hombro o de la rodilla mientras está entrenando u os habéis cruzado con ese conocido que te dice que lleva un tiempo sin hacer ejercicio porque tiene lumbalgia (tronco). ¿Sabéis qué? Estas tres zonas son las que más recogen molestias y dolor en el entrenamiento con peso (Colado, 1996; López, 2000).

Actualmente disponemos de muchísimas fuentes (artículos, meta-análisis, cursos presenciales, formación online, congresos universitarios, blogs, webs…) para que nosotros, los profesionales del ámbito de la actividad física y el deporte, podamos ampliar nuestro conocimiento e ir “puliendo” nuestro saber para ofrecer una adecuada prescripción de ejercicio. Sin embargo, estando lo mencionado anteriormente y aunque vaya aumentando esa infinidad de medios para estar en continua formación, parece que la mala praxis no disminuye. Sí que es cierto, que una  parte notable de esas fuentes no son veraces ya sea porque se sujetan al marketing o a la simple manera de ganar dinero creando un nuevo método a pesar de ser contradictorio a lo que la ciencia lleva demostrando años y años.

Pero… esta “misión” de estar actualizados en las últimas evidencias científicas sobre el entrenamiento ¿es solo para los profesionales? Yo soy de los que opina que si el usuario tiene tiempo y no le resulta un esfuerzo, podría buscar construir ese conocimiento adecuado para poder conocer la forma de aplicación. No todo el mundo tiene la posibilidad de contratar a un especialista para que le controle a lo largo de toda la sesión. Mucha información es de libre acceso.

Danger¿Si llevamos a cabo entrenamientos sin el asesoramiento de un profesional entendido de la materia y tampoco tenemos conocimiento alguno o escaso sobre cómo aplicar de la mejor manera posible los componentes de la dosis de ejercicio, aumentarán las probabilidades de dañar los tejidos blandos y las articulaciones. Y eso que el entrenamiento contraresistencias tiene un nivel de riesgo bajo si se compara con otras actividades deportivas.

Con este post he querido abordar ese criterio de seguridad en nuestra selección de ejercicios para elaborar la planificación adecuadamente con la intención de minimizar al máximo el nivel de riesgo. Si habéis seguido las publicaciones relacionadas con la selección de ejercicios, sabréis que el primer criterio a tener en cuenta es el de seguridad. Así que, si vas a comenzar un plan de ejercicio porque te has excedido durante el verano o ya tienes ese plan pero no has tenido en cuenta tu seguridad, ponte en contacto con un profesional (aunque solo sea un encuentro de una hora, no hablo de contratar un entrenador personal) y si puedes, comienza a leer y a ampliar tu conocimiento ya sea a través de publicaciones científicas o blogs como este en el que recogemos todas estas  y os las simplificamos. Aunque estés entrenando para bien, te estás jugando tu salud.

Photo credit: Gregor Winter

Referencias bibliográficas:

Colado JC. Fitness en las salas de musculación. Barcelona: Inde; 1996.

López Miñarro, P.A. Ejercicios desaconsejados en la actividad física: detección y alternativas. 2000. Zaragoza: INDE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>