Esquema relación sarcopenia

Ejercicio como tratamiento para la sarcopenia

Siguiendo con el hilo que dejé enla sarcopenia y su diagnóstico”, quiero continuar hablando sobre esta condición de déficit funcional y discapacidad adentrándome en su tratamiento desde el entrenamiento de la fuerza. Como veremos más adelante, el ejercicio resulta ser la estrategia más eficaz.

Como ya mencioné en la entrada del pasado lunes, la sarcopenia desencadenará en una reducción de la capacidad parar realizar las actividades de la vida diaria o laboral de forma normal. ¿De qué actividades estamos hablando? De poder llevar bolsas, del cuidado personal, la limpieza… básicamente de tener autonomía.

Actualmente la mejor estrategia terapéutica para contrarrestar la sarcopenia es el ejercicio puesto que favorece el aumento de masa y función muscular (Johnston et al., 2008). Queda evidenciado que el ejercicio es significativamente superior a toda intervención conocida como el suministro de fármacos, alimentación o el suministro de hormonas para estabilizar y revertir la sarcopenia (Koopman et al., 2009; Arnold et al., 2011). Aunque se dan algunos casos en los cuales la estrategia planificada con ejercicio no es eficaz para aliviar la sarcopenia y se debe recurrir a otros tratamientos o a suplementar el ejercicio con estos (Lynch et al., 2007).

Dentro de lo que sería la estrategia de ejercicio, el tipo de entrenamiento que se considera el más adecuado es el entrenamiento de la fuerza. Pero no por ello, deberíamos solo entrenar la fuerza. Deberemos completarlo con un entrenamiento cardiovascular, de equilibrio, de flexibilidad y de amplitud de movimiento.

Puesto que la estrategia más adecuada es el ejercicio, concretamente el entrenamiento de la fuerza, en el siguiente post me gustaría hablar sobre el tratamiento de la sarcopenia mediante el entrenamiento de fuerza en combinación con la ingesta de aminoácidos (ya lo prometí en un post pasado). En él os hablaré de cómo realizar ese entrenamiento de fuerza (parámetros del entrenamiento adecuados para la sarcopenia) y  más adelante me gustaría salir de esta estrategia de entrenamiento tradicional y poder adentrarnos en las nuevas propuestas de entrenamiento como es el entrenamiento oclusivo (que tanto se ha hablado de él en este blog) y del entrenamiento vibratorio.

Referencias bibliográficas:

Arnold AS, Egger A, Handschin C. (2011). PGC-1α and myokines in the aging muscle – a mini-review. Gerontology ;57(1):37-43.

Lynch GS, Schertzer JD, Ryall JG. (2007). Therapeutic approaches for muscle wasting disorders. Pharmacology & Therapeutics ; 113: 461-487.

Johnston AP, De Lisio M, Parise G: (2008). Resistance training, sarcopenia, and the mitochondrial theory of aging. Appl Physiol Nutr Metab ;33:191–199.

Koopman R, van Loon LJ (2009). Aging, exercise, and muscle protein metabolism. J Appl Physiol 106:2040–2048.

Mata-Ordóñez, F.; Chulvi-Medrano I.; Heredia-Elvar, J.R.; Moral-González, S.; Marcos- Becerro, J.F.; Da Silva-Grigogolleto, M.E. (2013). Sarcopenia and resistance training: actual evidence. Journal of Sport and Health Research. 5(1):7-24.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>