flato

7 factores relacionados con la aparición del flato y 5 recomendaciones para prevenir o aliviarlo

Aprovechando que hace unos días leí un artículo en la Revista Andaluza de Medicina del Deporte sobre las causas y soluciones del dolor abdominal transitorio, más conocido como flato, hoy me gustaría acercaros dicho contenido.

El dolor abdominal transitorio (DAT) tiene un origen ciertamente desconocido a pesar de ser muy común en las personas que realizan deporte y de su creciente interés científico. A continuación hablaré de aquellos factores con los que se relacionan los episodios de DAT y qué podemos hacer para aliviar los síntomas y acelerar su desaparición.

7 FACTORES QUE SE RELACIONAN CON LA APARICIÓN DEL DAT O FLATO

El DAT es una dolencia de origen multifactorial cuya aparición y sintomatología dependen de las características del deportista y de las condiciones en las que se ejercita.

Marcada aptitud postural cifótica: Morton y Callister (2009) concluyeron que aquellos deportistas con una marcada postura cifótica eran más susceptibles a padecer DAT. Visita el post sobre las curvaturas de la columna.

Hipertonía en la musculatura estabilizadora del raquis: una excesiva rigidez e hipertonía en la musculatura estabilizadora de la columna vertebral. Cualquier rigidez o disfunción muscular localizada en esa zona, podría llevar a padecer episodios de DAT.

La edad: a mayor edad, menor riesgo de padecerlo. La aparición del DAT no se relaciona con el sexo ni con el IMC pero sí con la edad, es una relación inversa proporcional (Morton y Callister, 2002; Morton et al., 2005).

El nivel de entrenamiento: las adaptaciones fisiológicas permiten a los deportistas ser menos susceptibles al dolor abdominal transitorio (Morton y Callister, 2002). El nivel de entrenamiento puede influenciar en la frecuencia con la que aparece.

Ingesta de sólidos y líquidos antes o después del ejercicio: ésta es la teoría con más consenso para explicar el origen del DAT. La ingesta de sólidos y líquidos antes del ejercicio, en especial las bebidas hipertónicas, puede desencadenar en un DAT. Su posible explicación es que este tipo de bebidas provocan una ralentización del vaciado gástrico, lo que da lugar a un aumento de masa gástrica que se traduce en un incremento de la tensión que soportan los ligamentos viscerales. También dan lugar a una mayor concentración de gases que tienen como consecuencia una distensión gástrica y por tanto así, una mayor presión a nivel del peritoneo parietal.

Modalidad deportiva: también hay consenso en la influencia que podría tener la modalidad deportiva practicada sobre la aparición del DAT. Deportes en los que la exigencia física y los movimientos del tronco son determinantes del rendimiento se relacionan con el DAT, dado que el tipo de movimientos que el torso experimenta de manera repetida son un poderoso estímulo para su aparición (Sinclair, 1951).

Sobrecarga diafragmática: el diafragma durante el ejercicio no solo se encarga de la mecánica respiratoria sino que también se ocupa de la estabilización postural. Ofrece una base estable para que otros músculos puedan girar y flexionar el tronco. Durante el ejercicio físico, el diafragma podría llegar a no ser capaz de afrontar con eficiencia todas sus funciones y se podría sobrecargar (Hodges et al., 2001).

5 RECOMENDACIONES PARA ALIVIAR O PREVENIR EL DAT O FLATO

Entrenamiento de la musculatura postural: entrenar aquellos músculos que intervienen para mantener una adecuada aptitud tónico postural equilibrada, es una estrategia para disminuir las posibilidades de aparición del DAT.

Estiramiento de la musculatura estabilizadora: estirar la musculatura de la zona afectada, como realizar inclinaciones laterales para la elongación del cuadrado lumbar o la nutación, podría contribuir a aliviar los dolores.

Control dietético: la ingesta de sólidos y líquidos antes y durante los entrenamientos deben monitorizarse para así identificar aquellos que favorecen la aparición del DAT y poder evitarlos en las competiciones. La recomendación para evitar problemas durante el ejercicio, es realizar una ingesta 1-2 horas antes e evitar bebidas ricas en carbohidratos.

Dominio de la técnica deportiva: ya que existe relación con la modalidad deportiva practicada y los movimientos repetidos del tronco que se realizan, un buen dominio de la técnica podría ser una estrategia para prevenir el DAT.

Fisioterapia: cuando se sospeche que una alteración de la ortoestática corporal o una excesiva tonicidad muscular puede causar el DAT, un abordaje terapéutico es una buena estrategia.

Referencias bibliográficas:

Ayán Pérez, C. Rev Andal Med Deporte. 2010;3(3):103-109

Hodges P, Heijnen I, Gandevia S. Postural activity of the diaphragm is reduced in humans when respiratory demand increases. J Physiol. 2001;537(Pt 3):999-1008

Morton D, Callister R. Factors influencing exercise-related transient abdominal pain. Med Sci Sport Exerc. 2002;34(5):745-9.

Morton D, Callister R. Influence of posture and body type on the experience of exercise-related transient abdominal pain. Sci Med Sport. 2009 doi: 10.1016/j.jsams.2009.10.487

Morton D, Richards D, Callister R. Epidemiology of exercise-related transient abdominal pain at the Sydney City to Surf community run. J Sci Med Sport. 2005;8(2):152-62.

Sinclair JD. Stitch: The side pain of athletes. New Zealand Med J. 1951;50(280):607-12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>